http://www.poramoralarte.cl/wp-content/uploads/2011/06/blog_245_1_silvio-rodriguez.jpg
Música   02 de June, 2011 by Por Amor Al Arte

Silvio Rodriguez, la nueva trova cubana

Silvio Rodríguez Domínguez, cantautor, guitarrista y poeta cubano. Exponente característico de la música de su país surgida con la Revolución cubana, conocida como la Nueva Trova. Silvio es uno de los cantautores de más trascendencia internacional.
Junto a Pablo Milanés, Noel Nicola y Vicente Feliú contribuyó a la formación de la Nueva Trova Cubana.

Silvio Rodríguez Domínguez nació el 29 de noviembre de 1946 en San Antonio de Los Baños, población ubicada al sur de La Habana. Se crió en una familia campesina pobre; su padre, Víctor Dagoberto Rodríguez Ortega, fue campesino y poeta aficionado, su madre, Argelia Domínguez León, se dedicaba a las labores domésticas. Afirmaciones aparentes parecen indicar que su vocación musical se debe a la inclinación que su progenitora tuvo por el canto, al cual era muy aficionada.

En 1962 durante algunos meses da inicio al estudio de piano complementario, y simultáneamente efectúa estudios de pintura en la escuela “San Alejandro”.

Mario Romeu le anima a presentarse en el programa de televisión “Música y estrellas”, y le hace los arreglos de “Sueño del colgado y el árbol” y “Quédate”. En esa época comienza a dar sus primeros recitales en solitario con temas de César Portillo de la Luz autor del bolero “Contigo en la distancia”. Posteriormente entró en la Casa de las Américas, dirigida por Haydee Santamaría, donde coincidió con otros autores como Pablo Milanés yNoel Nicola.

En la década del 70 forma parte del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, participando en la creación de la música de varios documentales como Testimonio, El hombre de Maisinicú, Al sur del Maniadero y La Nueva Escuela. A esta época corresponden temas como “La era está pariendo un corazón” y “Canción del elegido”. En esos años marcha a Angola a luchar junto a las FAR. Allí se hace gran amigo de Pablo Milanés.

En 1969, se enrola en el barco pesquero Playa Girón, y navega durante casi 5 meses por el Atlántico y las costas africanas (haciendo escala en Gran Canaria, Lanzarote y Senegal).

En septiembre de 1969, cuando zarpó de La Habana en el motopesquero “Playa Girón”, incluso fuera de Cuba el núcleo inicial del después llamado “Movimiento de la Nueva Trova”, del que fue uno de sus fundadores, “ya era calificado por algunos como un urticante pero insoslayable suceso de la revolución cubana”. Cuatro meses y dos días estuvo de travesía, en los cuales quedaron 62 canciones, muchas de ellas inéditas.

El viaje en el Playa Girón representó para Silvio dos aspectos importantes: “El primero una especie de regresión a lo más primitivo del hombre. Ver al hombre en constante lucha contra el medio ambiente, ser partícipe de esa lucha, es algo inenarrable, emotivo. El otro es tener conciencia de lo que representa esa flota pesquera a miles de kilómetros de nuestras costas, pescando por el futuro”

La primera canción que compuso a bordo del barco fue “Un barco sigue al mundo”, el día 27 de septiembre de 1969. La última, coincidiendo con el final de la recogida, fue “Al final de este viaje en la vida”, el 28 de enero de 1970, cuando regresó a bordo del pesquero Océano Pacífico.
Además, otras canciones como “Ojalá”, “El rey de las flores”, “Resumen de noticias”, “Jerusalén, año cero” y “Cuando digo futuro” fueron compuestas a lo largo de la travesía en el motopesquero.

A principio de los 70, junto con Pablo Milanés y otros de los que luego formarían parte de la Nueva Trova, empieza a formar parte del Grupo de Experimentación Sonora (GESI) que se encargaría de grabar bandas sonoras de distintas películas y documentales cubanos. Recibe una completa educación musical de la mano de maestros como Leo Brower. El GESI investigaría y fusionaría elementos de la música tradicional cubana y brasileña, el rock, el jazz, la música clásica, la música electrónica, el happening, el fenómeno beat, etc, dando como resultado un original sonido.
De esta época son algunas grabaciones como “Fusil contra fusil”; “Papalote”; “Cuba va” (junto a Pablo Milanés y Noel Nicola); “De la ausencia y de ti”, “Velia”; “El Mayor”; “Granma” (una espectacular obra colectiva); “La Oveja Negra”; “Si tengo un hermano”. Estas canciones serían editadas años más tardes en discos como los tres del GESI,

En 1972 hace gira por Alemania y Chile, donde actúa con Isabel Parra (hija de Violeta) y Víctor Jara (quien moriría asesinado al año siguiente tras el golpe militar de Augusto Pinochet). Ese año se celebraría en la Habana el “Encuentro de música latinoamericana”. A finales de año, el 1º de diciembre, Silvio, Pablo y otros nuevos cantautores cubanos, la mayoría vinculados al GESI (Noel Nicola,Eduardo Ramos, Augusto Blanca, Pedro Luis Ferrer, Santiago Feliú, Vicente Feliú, Sara González, Pancho Amat, se unen para formar la Nueva Trova Cubana y se dedican a buscar a nuevos trovadores por toda la isla.

En 1992 hacía su aparición el álbum Silvio, el primero de una trilogía en principio sólo con guitarra. En el cuadernillo del disco, Silvio explica el origen de algunas de esas canciones, como “Compañera”, “que más bien debería llamarse “Hijas”, por ser una canción a mis canciones”. Destacan “El necio”, “Hombre”, “Quién fuera”, “La guitarra del joven soldado” (recordando su juventud), elswing “La desilusión”, “Monólogo” y “Abracadabra”, una canción que Silvio advierte como un sortilegio para conjurar algún maleficio.

En 2003 grabó Cita con ángeles, un disco repleto de grandes colaboraciones y con temas que hacen alusión a la situación actual del mundo, con una canción dedicada a la Guerra de Irak, y un homenaje a Salvador Allende. Para Silvio se trata de un disco inspirado, grabado con un mismo pulso y estado de ánimo, que tiene mucha unidad, dedicado a sus hijos y a su primer nieto, especialmente en la hermosa canción Mi casa ha sido tomada por las flores.

La más reciente actividad destacada de Silvio Rodríguez ha sido su presentación en la segunda versión del concierto patrocinado por Juanes, Paz sin fronteras, conjuntamente con otros artistas del género popular como Juan Luis Guerra, Olga Tañón, Amaury Pérez, Danny Rivera y Miguel Bosé, entre otros, éste último calculó un lleno de un millón ciento cincuenta mil personas (1.150.000), que colmaron la Plaza de la Revolución, en La Habana, Cuba.

Al finalizar el siglo XX en Cuba fue seleccionado por diversos medios de prensa y especialistas junto a Ernesto Lecuona como el mejor compositor del siglo en el país, también recibió junto a Juan Manuel Serrat el premio a mejor autor de género canción de hispanoamerica en la segunda mitad del siglo que terminaba. Su lírica incomparable y su fertilidad creativa única lo han llenado de cientos de grandes hits o temas que han copado en diversas épocas las radios del mundo hispano, sin ser un artista comercial cuenta con varios discos de oro en ventas y de su cancionero ya se puede decir que algunos temas son clásicos obligatorios de la canción hispana y latina. Sin dudas su estatura como artista lo sitúa entre los grandes de la canción de los últimos años.